lunes, 7 de marzo de 2011

Carta de Lucas a Sara...

Porque no entiendo que hay de malo en quererte, porque moriría antes de hacerte daño… que es precisamente lo que me está pasando, que me estoy muriendo por haberte faltado… Pero te juro que no quería, que jamás quise herirte, que yo solo quise quererte…

Quería quererte por las mañanas y despertarte con besitos en la espalda… Quería quererte al mediodía y hacerte cosquillitas mientras comías… Quería quererte por la tarde y acariciarte el pelo mientras me perdía en tu cuello… Quería quererte por las noches y robarte un beso mientras me fundía con tu cuerpo… Quería quererte siempre Sara.

Cierro los ojos y ahí estas tú, en cada rincón, en cada amanecer, en cada gota de lluvia, en cada rayo de sol, en el olor a café recién hecho, en el sabor del pan recién tostado; en las noches Sara, sobre todo en las noches estás tú.

Imagino que eres la brisa que acaricia mi rostro cuando cierro los ojos para encontrarme contigo y que las lagrimas que recorren mis mejillas hasta mis labios son tus besos de caramelo…

Mi niña, mi dulce niña, si supieras cuanto te extraño, si supieras que me faltas siempre, que solo hay eco donde tu no estás, si supieras que tengo miedo a no saber vivir sin ti, que tengo miedo a que me fallen las fuerzas si tu no estás a mi lado.

Volverá a llover Sara, volverán a caer chuzos de punta, aunque tenga que bailar la danza de la lluvia el resto de mi vida. Prometí decirte que te quiero todos los días y aunque no lo quieras ver Sara, va a llover todos los días… Se van a llenar los pantanos y las lagunas… Se acabaron las restricciones de agua, se acabo la sequía en San Antonio…

Porque tu me completas Sara… Porque nadie me puede dar lo que tú me das, porque no quiero pasar un solo día más sin ti, porque quiero cuidarte, porque quiero ir contigo a un aeropuerto para coger una avión y llegar a una playa perdida y comerte a besos hasta que me olvide de quien soy y me vuelva loco de tanto quererte… Solo quiero eso ¿Es demasiado tarde ya mi niña? No me digas que no hay esperanzas porque no seré capaz de soportarlo, necesito creer que el cuento de hadas aun puede cumplirse.

Quiero que seas mi cenicienta y bailar toda la noche, quiero buscarte por todo el reino y hacer que el zapatito de cristal que perdiste en las escaleras al dar las doce, se deslice por tu pie hasta encajar suavemente…

Quiero que seas mi blancanieves para encontrarte en el bosque y quedar prendado de tu belleza, quiero acercarme a tu lecho y robarte un beso para que despiertes de tu profundo sueño…

No puedes decirme que es demasiado tarde, no te lo permito… El mundo tiene que estar equivocado porque yo solo quiero quererte y eso no puede ser tan malo.


si me quieres,
dime que no me quieres...[♥]